jueves, marzo 23, 2006

la ofuscada templanza de la pequeña muerte















LA LLUVIA SE ESCONDE BAJO LA FRUTA
COMO SI DE PURA FRUTA
ELLA