domingo, marzo 26, 2006

y llego hasta el mismisimo borde, donde la orilla ardia


y arrodillandose entre el clamor sedoso de los animales estampados alcanzo a poner los labios sobre el bellocino, y olvido su nombre para siempre Posted by Picasa