sábado, septiembre 16, 2006

el pincel no es el paisaje, incluso

El pincel desnudo en la mano, me rio mirandote. De repente, me pongo a bailar, dando gritos extravagantes.Al oir estos gritos, el cielo se abre, inmenso; en medio de la cupula celeste, brilla la luna, perla radiante, lejana , minuscula.

(de shitao, citado por François ChengPosted by Picasa