domingo, febrero 17, 2008

vanitatis


vane102
Cargado originalmente por bikedoc36
aqui no hay escollos que valgan
la belleza madura en el arbol del paraiso
que sumerge sus raices
en el mar de los sargazos
de tu encarnada alma.
El pecado es una broma
de los que han comido
la fruta de tu arbol.