martes, octubre 21, 2008

de la mar salada

de la mar salada




sabe a sal cruda

la ruta que te mima

que es mi bendita ruta de la seda,

es puro cielo de carne roja

la temblorosa y dulce

ociosidad

de tu brutal ternura

acantilado bivalvo de simetria graciosa

que infatigable llama

con los labios del tesoro

a todo lo que alimenta el hambre,

fulminanado la fosil impaciencia

del animal terrestre

del que son mis dedos derivada.

Todo encaja sin necesidad de dientes

aunque ser mordido

es el sueño recurrente

entre esos pliegues donde

suena el paraiso

a fruta liquida para dientes de leche.

Asoman animales a manantiales

insomnes hocicos incansables

haces de todos sedientos dioses.

Comisuras de fuego comestible

ligando origen y destino

en una muerte llena

de instantanea eternidad

donde se relaja el nervio

y crece el oral silencio

del pecado original,

empapado sueño de los ungulados

peces de la espuma

y su caterva alegre

de olimpicos cuchicheos

como en un otoño encendido

donde el frio es la distancia

y lo de mas es tu iluminada

pasteleria

de besos erectos como yemas

y de rebaños en celo y lenguaraces

que poliglotas esforzados

pastan levitando en esos acantilados

chiquitines

que se vuelven inabarcables oceanos

al abrete Sesamo de tu vertical escondite

haciendo parpados

entre tus piernas

haciendo de la noche

un arbol de labios como lluvias

que mi lengua traduce

hasta los confines efimeros del primer dia

donde chapotean

los futuros animales de lo mismo:

chuparte sin descaso como un blasfemo

que niega otra vida

que no sea

la que da la muerte entre tus brasas:

la roja leche de la boquiabierta herida,

la boquiabierta maestra

de tan fabulos pasteleria ultramarina

en el mismisimo centro

de todas las cronicas

de apasionados naufragos