miércoles, junio 10, 2009

la parte comestible de la luz


Asi, imberbe mi alma
escucha arrodillada
los secretos del manantial
que tus dedos exploran
cuando ausente te invento
oceano prehistorico
donde los peces tienen pestañas
y mis ojos son peces.
Despues retorno con los labios
resecos y dejo en manos de los dedos
la ruta del regreso.
Eres orgullosa y hermosa
y yo no tengo dinero...
Jamas cometere el error
de hacer de mis viajes
otra cosa que no sea
la conquista de tu VELLOCINO DE ORO.

1 comentario:

susana moo dijo...

Hola, un saludo.
He comenzado un nuevo proyecto en Erotómana. Es posible que te apetezca participar. Ojalá.