martes, septiembre 29, 2009

Y LOS DEDOS SE ABREN

pobrecitos y desalmados
como si la rama se fuese a partir
del peso comestible
de fruta tan querida.
Es jugoso mondar el mar
y su abisal silencio
que solo la lengua antigua
de dioses y animales
traducen en comestible musica