martes, noviembre 15, 2011

EN EL MAGOSTO DE TUS PIERNAS




Un tímido despertar susurra una hecatombe
todo se sacrifica en aras del sueño, un fuego
maleable solo con la lengua vive en aceleración
de astros y todo sucede con el mundo en silencio.
Una joven derrota se abre como una flor
dejando desamparo y ternura en los labios
nada se agota en esta estampida recóndita
solo un eco como un rayo atraviesa hacia el desmayo
la protuberante herida que tan majestuosa florece
y me desangra, nadie de ella me abandona
todo de ella me atrapa y encogiendome hasta fundirte
de leche se turnan las estaciones de semillas como una música
de tantanes insaciables, alimentada de confianza
en las fieras, en las carnivoras virgenes del alba,
de artefactos comestibles o de incendiarios dedos
cuevas talladas con la lluvia por testigo te plagian
pues hace tiempo que intercambias niñas
entre tus pechos mas abajo la saliva de la muerte
y una risa de dientes inventados para tu impaciencia
y saber que solo te sacian las mutiladas fuerzas de un condenado.
La noche se llena de maices y un enorme lecho se dobla
pegado al oceano que despliegas y sin prisa alzamos
el mas hermosos y descomunal naufragio.
Tu insomne criatura adora la abisal nostalgia de tus piernas.
Y todas las voces son huerfanas sin el cloqueteo de tus cosas.
Todo es trabajo menos la extincion de tu poliglota nostalgia.